abril 11, 2006

Comentarios

Si alguien quiere hacer comentarios, bienvenidos. Ya está solucionado el tema y ahora es más sencillo.
Simplemente, luego de llenar el campo de texto, fíjense debajo que dice "Elegir identidad". Allí hay que tildar la opción "otros" y automáticamente se habilita el campo para ingresar nada más que el nombre.
Gracias y seguimos en contacto.
Una más: me alegra mucho que tantos se hayan "prendido". Será de Dios si este espacio sirve para que podamos reflexionar y crecer.
Abrazo
Pablo

5 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias por compartir lo que dios hace en tu vida.
ya te robé alguas ideas en la homilia del domingo

pablo dijo...

Quién serás, mi querido anónimo (jajaja) lo importante es que siempre sientas que "mis" ideas no son mías.
Gracias por prenderte...

federico schlusselblum dijo...

Pascua significará algo para nosotros si nos convertimos, y la conversión supone una toma de conciencia muy sincera, muy honda, muy serena también, de nuestra situación de pecado. ¿Hay algo en mí que tiene que cambiar? ¿Algo de lo cual yo soy responsable? ¿Está pasando algo en nuestra sociedad? ¿Está pasando algo en el mundo? Yo no puedo contemplarlo simplemente desde la orilla, levantando el dedo acusador y señalando: "esto es por tal motivo, por tal otro, depende de fulano, depende de mengano”. ¿Y yo ... qué? ¿Acaso no soy miembro de la misma familia, no formo parte del mismo pueblo? ¿No hay algo en mí que me hace responsable de esta situación de pecado que está viviendo el mundo, la sociedad, nuestra patria? ¿No estoy ensuciando en cierta manera, el rostro de nuestra Iglesia? ¿No hay algo en mí que tiene que cambiar? ¿No será que a partir de la noche de la vigilia pascual tengo que ser más sincero, más leal? ¿No será que tengo que ser más servicial y abierto? ¿No será que tengo que comprometer más mi fe en lo cotidiano de mi entrega? ¿No será que mi oración tiene que ser más profunda? ¿No será que tengo que limpiar más mi corazón. para poder ver a Dios?
¿No será que tengo que ser de verdad más pobre, manso y misericordioso? ¿Qué he hecho por la paz? Yo, que todos los días al abrir los periódicos siento erizada mi piel por la violencia que se da en el mundo, ¿qué he hecho para que haya una paz verdadera, nacida de la justicia y fruto del amor? ¿No hay algo en mí que convertir? Yo, que me he sentido tan particularmente cobijado por el Señor, guardado en sus manos; yo, que he sido llamado para servir al Señor en la plenitud del amor, ¿vivo realmente en esta generosidad de la entrega? ¿No hay mucha mediocridad en mí? ¿No vivo demasiado superficialmente mi cristianismo? ¿Por qué no aprovecho esta .Pascua para una conversión muy honda, muy profunda, muy gozosa, muy definitiva?

La conversión supone tener conciencia de que algo debe cambiar en nosotros. Me lo está pidiendo Dios, me lo están exigiendo los hermanos, lo está necesitando el mundo que me rodea. Quisiera, simplemente, plantearles esta pregunta: si todos los cristianos viviéramos con lealtad las bienaventuranzas evangélicas ¿cambiaría o no el mundo? Si lográramos formar en esta Iglesia Catedral, en esta Iglesia particular de Mar del Plata, una auténtica comunidad de fe en el Cristo resucitado, abierta al servicio generoso a los hermanos, ¿cambiaría o no el mundo? ¿Tendría o no un rostro nuevo? Entonces, mis queridos hermanos, lo primero que yo quisiera decirles esta noche es que al recordar nuestro bautismo en la noche de la vigilia pascual, al celebrarlo de nuevo litúrgicamente, se nos exige el cambio. la conversión. .

Todo el mundo habla hoy de la urgencia del cambio, de la necesidad de nuevas estructuras justas, para que se instale el reino de la verdad, de la justicia y del amor. Pero no tendremos estructuras verdaderamente estables, justas, si los hombres no nos hacemos justos por una conversión bien honda, radical y rápida. Pascua nos impone un llamado a la conversión; esta conversión, además de la toma de conciencia de nuestra culpa, es una búsqueda del Señor, verdadero y cercano a nosotros. "Busco tu rostro, Señor... ”

Mons Eduardo F Pironio
(Meditaciones para Semana Santa)

Anónimo dijo...

felicidades... aunque me invité yo...
no puedo hacer scroll down en los txt... alguien sabe purquí?
feliz pascua para todos

Anónimo dijo...

MI querido Pablo:
Es un regalo del Señor poder leerte y reflexionar sobre la vida y la relación de esta con su Creador.
Que el Señor te bendiga para que sigas esa senda que Él te ha señalado.
Los trabajos que compartes con nosotros además de tener la carga espiritual que trasciende, tiene la belleza de la palabra que alaba al Señor.
Dante E. Zegarra López